Mucha gente me ha pedido que haga un post sobre esta boda rústica que tuvo lugar hace un año y medio en el mes de Octubre, y que se convirtió en la boda más personal y especial en la que he estado nunca.

Los novios, mi hermano Alejandro y su mujer Carmen, pusieron todo su cariño y su esfuerzo en este gran día. Se pasaron todo el verano trabajando junto con sus amigos en la decoración del pueblo de Bárcena de Bureba en Burgos.

¿Por qué fue tan especial? Porque decoraron un pueblo entero para su boda. Este pueblo fue abandonado en los años 80, de ahí el enorme trabajo que tenían por delante.

¿Increible? Sí.

¿Imposible? No.

El resultado fue una boda en el que cada detalle era hecho a medida por los novios.

Las fotos hablan por sí solas.


Decoraron cada una de las casi 70 casas que forman Bárcena con flores campestres: brezos, geranios, hortensias….

La novia Carmen, iba espectacular, con un vestido campestre de Helena Mareque, y ramo de paniculata, perfecto para ella y para el entorno.

Es fundamental encontrar un vestido que vaya con tu personalidad, Carmen lo encontró.

Mi hermano Alejandro iba muy elegante vestido por nuestro sastre favorito: Lander Urquijo. Él también le dió su toque de clase con una corbata en estampado tartan escocés. ¡Guapísimo!Montaron un Photocall con fardos de paja que ellos mismos trajeron en camiones desde Burgos, ayudados por sus amigos.¿Qué os ha parecido? Una boda así en un lugar único, nunca se olvida.

Anuncios